" La hora es la hora: Un minuto antes no es la hora, un minuto después, tampoco es la hora".

  Napoleón Bonaparte

 

El valor de la puntualidad es necesario para dotar a nuestra personalidad de carácter, orden y eficacia, pues al vivir este valor en plenitud estamos en condiciones de realizar más actividades, desempeñar mejor nuestro trabajo, ser merecedores de confianza.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Sabías que...

 

A diferencia de nosotros los latinoamericanos y algunas otras culturas occidentales, los japoneses son muy puntuales. Incluso todo lo planifican con mucho tiempo de anticipación y siempre llegan a una cita o reunión un poco más temprano que lo acordado. No solo en lo referente a las citas son cumplidos, todo en Japón esta regido por la puntualidad: la llegada de los buses, la llegada del metro, los horarios de las oficinas, etcétera. Llegar tarde a una cita con un japonés puede resultarle ofensivo.